REPARAD POR AQUELLOS JOVENES QUE MALGASTAN SU VIDA EN EL VICIO.

9. Reparad por aquellos jóvenes que malgastan su vida en el vicio, en la drogadicción. Noviembre 11/09 (3:55 p. m.)

https://aparicionesdejesusymaria.files.wordpress.com/2011/06/15_apostolado-de-reparacion.pdf

Jesús dice: Hijo: necesito de vuestra compañía. En esta noche necesito que abráis vuestros ojos y os sumáis en oración. Necesito que abráis vuestro corazón y me sedáis un espacio para descansar. Necesito que veléis siquiera una hora porque sufro al ver cómo los jóvenes malgastan su vida en el vicio; vicio que los lleva a la degradación, vicio que les coarta la libertad, vicio que los separa de Mí; vicio que compromete a la familia, seno que le vio nacer y crecer; seno en el que aprendió a leer sus primeras palabras; seno en el que escuchó hablar de Dios por primera vez; seno que le inculcó valores, principios para que fuese hombre o mujer de bien. Es mucho el dolor que la juventud causa a mi Sagrado Corazón, porque son muchos los jóvenes que escapan a la realidad. Son muchos los jóvenes que dicen no encontrarle sentido a sus vidas. Son muchos los jóvenes que han caído en los abismos oscuros de la drogadicción; drogadicción que los sumerge en el bajo mundo de la degradación moral; drogadicción que los arrebata de sus familias, de su entorno laboral y social; drogadicción que es el acabose de un proyecto de vida. Son muchos los jóvenes que han perdido el sentido de trascendencia y por eso les viene el adormilamiento espiritual. Son muchos los jóvenes que han seguido las huellas del príncipe de las tinieblas y por esto se han adentrado en el satanismo, por querer explorar un mundo nuevo, mundo turbulento, fangoso, mundo de fracaso, de ruina. Son muchos los jóvenes que profanan el templo del Espíritu Santo, comercializan con él, lo venden al mejor postor. Hijo: ya conocéis el por qué de mi sufrimiento en esta noche, ya III 111 que conocéis la agonía de mi Corazón. Por tanto orad para que la juventud vuelva su corazón al Señor;

orad para que la juventud construya su casa sobre la roca y no en terrenos movedizos; orad para que la juventud comprenda que Dios es el motor y la brújula del mundo. Orad para que la juventud haga frente a las tentaciones. Orad para que la juventud sea constructora de una sociedad justa, humana. Qué grato haberos encontrado, haber sentido el aliento fresco de vuestra reparación, haber encontrado apoyo en vuestra debilidad. Qué grato saber que puedo contar con vuestra compañía en mis noches de desierto.

Alma Reparadora: Noviembre 11/09 (4:30 p. m.)

Agonizante Jesús mío: es para mí un privilegio poderos servir. Este pequeño sacrificio, no es nada en comparación con vuestra misericordia para conmigo. Valeos de mi debilidad, de mi inconstancia, de mi flaqueza. Hacedme sentir útil para permanecer fiel en nuestro pacto de amor, pacto que dulcifica mi corazón y lo apacigua. Pacto que hace que suspire de amor por Vos. Pacto que derrite mi corazón en deseos de reparar cada noche, aun, a costa de mi cansancio. Agonizante Jesús mío: derramad parte de vuestro dolor en mi corazón porque no es justo que vuestra voz se pierda en el bullicio del mundo, no es justo que hayáis dado vuestra vida por la salvación de la humanidad y malgasten vuestras gracias. No es justo que seáis tratado con indiferencia por algunos de vuestros hijos. No es justo que los jóvenes caigan en laberintos sin salida porque aducen no conoceros; dudan, aún, de vuestra existencia. Agonizante Jesús mío: levanto mis manos en esta noche para III 112 pedir al Padre Eterno compasión por algunos jóvenes que andan influenciados por satanás; jóvenes que destruyen todo lo que encuentran a su paso; jóvenes de corazón vacío, carentes de amor; jóvenes que evaden su historia, su realidad. Agonizante Jesús mío: llamad a muchísimos de vuestros hijos para que se integren a este Apostolado de Reparación, para que juntos derribemos los muros de la indiferencia, para que juntos edifiquemos un mundo mejor, para que juntos sembremos la luz de la esperanza; luz que jamás se apagará, luz que iluminará las conciencias de los hombres, luz que servirá de guía en el ocaso de la tarde. Agonizante Jesús mío: atrapad en las redes de vuestro Amor Divino a los jóvenes más renuentes, más duros de corazón; hacedles sentir que estáis vivo; comunicadles vuestra esmerada ternura y llenad los múltiples vacíos de sus corazones con vuestra presencia. Agonizante Jesús mío: reparo en esta noche para que el sufrimiento que os causan algunos jóvenes sea menguado, para que sintáis el fuego de mi corazón porque os amo, os adoro, os glorifico; ya que sois mi Dios y mi todo. Agonizante Jesús mío: miradme rendido a vuestros pies, ungiéndoos con el óleo de mi reparación nocturna para que cese vuestro dolor y vuestra constante agonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s