EL TERCER SECRETO DE FATIMA EXPLICADO POR LA MISTICA TERESA MUSCO.

 

El Tercer Secreto explicado por la mística Teresa Musco

Ya que la jerarquía no se decidía a hacer público el contenido del Tercer Secreto, la Santísima Virgen se encargó Ella misma de darlo a conocer a diversas almas privilegiadas de una intensa vida mística. Entre ellas está Teresa Musco, y sus revelaciones están profundamente estudiadas por el prestigioso mariólogo Gabriele Roschini, OSM, y dice así: «Fuego y humo sacudirán al mundo: las aguas de los océanos se convertirán en fuego y vapor; se levantará una espuma que desquiciará a Europa, y sumergirá todo en una lava de fuego, los pocos elegidos que sobrevivan envidiarán a los muertos, porque a donde quiera que se mire no se verá más que sangre, muertos y ruina de todo el mundo». «El mundo corre a su perdición. Tendrá lugar una gran guerra». Le predijo que el Papa no se atrevería a hablar del Secreto por ser tan espantoso, pero que más tarde lo haría público (otro Papa). También le predijo en 1951:
«Verás muchos cambios en mi Iglesia. Quedan pocos cristianos que recen. Muchas almas van al infierno. Las mujeres no tendrán ya pudor ni vergüenza. Satanás se viste de ellas (las inspira a que vistan así o se sirve de ellas) para hacer caer a muchos sacerdotes. Habrá una gran guerra. Cuando Satanás cante victoria todos verán a mi Hijo aparecer sobre las nubes y entonces juzgará a cuantos pisotearon su Sangre divina, y entonces mi Corazón triunfará». «El Padre mandará un Gran Castigo sobre toda la humanidad en la segunda mitad del siglo. Cuando Satanás llegue a la cumbre de la Iglesia, será el momento en que los científicos intervendrán con armas potentísimas». Como vemos, estas predicciones coinciden puntualmente con las del Padre Pío, María Valtorta y muchos otros. En un mensaje dado en El Escorial a Amparo Cuevas, el 1.V11.2000, la Virgen dice: «Astros con más de 12 kms. de longitud caerán sobre la Tierra y terminarán con la mayor parte de ella».
Como complemento a Fátima, recordamos que también el Señor pidió a la portuguesa Alexandrina da Costa (1904-1955) que el mundo fuese consagrado al Inmaculado Corazón de María (1.VIII.1935), y el 20.1.1939, le dijo que si el Santo Padre no lo hacía así, vendría el Castigo. Su director espiritual lo solicitó así al episcopado portugués en los Ejercicios que les dio en Fátima en 1938, siguiendo las indicaciones del futuro Pío XII.

Fuente: Revista María Mensajera Núm 290 Marzo 2005 pp.2-6

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s