EMBRIAGUEZ EN LOS SACERDOTES.

“A MIS SACERDOTES” De Concepción Cabrera de Armida. CAPITULO XXII: La embriaguez.
MENSAJES DE NUESTRO SEÑOR
JESUCRISTO PARA SUS PREDILECTOS.

(“A mis Sacerdotes” de Concepción Cabrera de Armida)

XXII

LA EMBRIAGUEZ

“Un vicio que me contrista en sumo grado, en algunos de mis sacerdotes, es el de la embriaguez; este vicio va ligado, lleva en sí a otros vicios y nefandas caídas.

Es un vicio que entorpece y mancha, que mata a la vida del espíritu y la luz de la fe y avasalla todo para satisfacerse. Es un vicio con séquito: lleva impureza y mil torpezas nefandas y apaga la caridad en los corazones.

El corazón del sacerdote, más que ningún otro, debe arder en las tres virtudes teologales muy principalmente; y la embriaguez opaca estas virtudes y hasta llega a destruirlas; pero ¡ay del sacerdote que pierda este infinito tesoro, porque no le quedará más que un infierno eterno!

Muchos de mis sacerdotes tibios, arrepentidos de llevar la dignidad santa que Yo les di, braman contra ella, si no exteriormente, si en su interior que Yo veo, porque los priva de muchos apetitos malos y les exige una vida angélica y santa.

Estos, generalmente, son los que se lanzan desesperados a embotar sus sentidos, para no sentir el peso de la vocación sacerdotal que les oprime.

Buscan descanso en donde sólo encontrarán pecados y remordimientos; en lugar de cultivar su espíritu, de practicar virtudes, de clamar al cielo, de dedicarse a estudios, etc.; se lanzan a la disipación, a las tertulias con la gente del mundo, a diversiones y a las mil ocasiones de pecar que Satanás no desperdicia.

Y en vez de encontrar alivio en ese desenfrenado torbellino, encuentran incentivos, que los precipitan a su ruina.

Y Yo, ¿qué sentiré al ver pisoteada semejante gracia de la vocación sacerdotal? ¡Qué herida tan honda para mi Corazón de amor!

Los ángeles se admiran de semejante aberración, y los demonios aplauden su obra, en lo que más me duele, en esas almas selectas, de predilección infinita, que desde la eternidad las amé y destiné a mi servicio.

¿Sentir que es carga, una gracia tan insigne?… ¿Tirarme a la cara ese don celestial?… ¿Arrastrar por el suelo, esa predilección que no tiene nombre?

¡Hasta dónde llega la ingratitud de quienes más amo sobre la tierra! ¿Cómo no chorrear sangre mi Corazón tan fiel con semejantes deslealtades?

Dejen que derrame en su alma la amargura de la Mía, que me lacera, que me tritura, que me da la muerte, que no muero de dolor sólo porque soy Dios, porque ya morí como hombre y por los hombres.

Mi Iglesia llora la pérdida de sus sacerdotes; María gime, y Yo busco sangre para borrar esos crímenes ante mi Padre celestial, para detener sus iras, para redoblar mis gracias sobre esas desgraciadas almas, que se pierden por ese vicio de la embriaguez y que aborrecen su vocación.

El remedio para un sacerdote, tentado en su vocación, es orar, descubrirse a su Obispo, y buscar refugio en mi Corazón y en María.

Su remedio está en la oración, en la meditación de las verdades eternas, en la penitencia, en acercarse confiados más a Mí, con la fe y la confianza, en el trabajo constante. Y la ola envenenada pasará, y su alma, acrisolada, tendrá un aumento de gracia santificante, que nunca niego si se me pide con humildad.

¡Que acudan al Espíritu Santo, que limpien su alma para ver a Dios en ella; que se renuncien, que se venzan, que obedezcan, que se humillen, que clamen misericordia! ¡Cuántas almas se alejan de Mí por el escándalo que mis sacerdotes les dan embriagados y que no han sido capaces de vencer el vicio!

Este pecado también es de grandes consecuencias, porque no sólo se me ofende personalmente a Mí sino que hace que otras muchas almas me ofendan, se retiren de los sacramentos, murmuren de la Iglesia y hasta pierdan la fe.

Una cadena de almas arrastra al mal un sacerdote indigno del nombre que lleva.

¿Cómo aconsejar la templanza al que no la tiene? ¿Cómo aplicar los santos sacramentos el que no está en sus cabales por el alcohol? ¿Cómo tomar en sus indignas manos mi Sangre, para aplicarla a las almas, quien sacrílegamente se la toma deshonrándola?

¿Cómo decir Misa, y hasta a veces gozándose en el licor material que va a consagrar, el que tiene ese vicio que me repele (que hasta ahí abusa de la cantidad), que repugna a la infinita limpidez de mi ser?

A veces, con torpeza material y no en sus cinco sentidos, hay quien celebre tan alto sacramento: y esto no puede nadie comprender hasta qué grado de repugna bajar a aquellos labios que apenas saben lo que dicen; a aquellas manos manchadas, a aquel corazón más negro que la noche.

Pero Yo, al oír pronunciar las palabras de la Consagración, siempre bajo, siempre opero la transubstanciación, siempre transformo al sacerdote en Mí.

Y ¡qué sentiré cuando el sacerdote está lleno de brumas y encadenado a este vicio detestable de la embriaguez? Éstos son los martirios que oculto en mi Corazón: ¡cuánta es mi felicidad en cumplir mi palabra de bajar a los altares! ¡Oh amor infinito con que voluntariamente me he atado, obedeciendo siempre las palabras del sacerdote al consagrar, por más indigno que este sea!

¡He aquí un viso de mi amor si cálculos, de mi infinito amor, que sabiendo lo que había de sufrir en las Misas me ofrecí y acepté gozoso este papel de Víctima, este misterio con todas sus consecuencias y sólo por estar cerca de las almas, para darme a ellas en el Sacramento del altar, para hacerlas felices, para que mi Iglesia tuviera en Mí al tesoro de los tesoros! Pasé por todo con tal de que el hombre tuviera un Jesús – hostia, sacrificado por su amor; no sólo en la institución de aquella memorable noche en el Cenáculo, sino Crucificado en lo más íntimo de mi alma por los mismos míos que debieran ser otros Yo y que no lo son.

Sólo Yo sé lo que sufro, lo que cubro, lo que disimulo, lo que perdono, lo que detengo ante un cielo airado con los sacerdotes culpables. Sólo Yo, sólo María contempla y presencia dolorida estos crímenes inauditos, sabemos el alcance de tan horribles ofensas que hacen temblar al cielo.

Pero Yo, en mi papel de Redentor, y María, en su papel de corredentora, detenemos el rayo de la ira de mi Padre, al ofrecerle mi Sangre, mis méritos, mis suspiros, mis sollozos como Hombre-Dios que quiere arrancar del cielo perdones y no venganzas para quienes tan duramente, tan ingrata y cínicamente me tratan –como un trapo viejo- y con tan negra villanía”.

Que el Espíritu Santo y la Virgen María los transforme en otros Jesús,

************

“A los Sacerdotes, hijos predilectos de la Virgen Santísima.”

En la pureza, en el silencio y en la fidelidad seguid cada día a la Madre Celeste, que os conduce por la misma vía de Jesús Crucificado.

Es la vía de la renuncia y de la perfecta obediencia, del sufrimiento y de la inmolación.

Es la vía del Calvario, que también vosotros debéis recorrer, llevando cada día vuestra cruz y siguiendo a Jesús hacia la consumación de la Pascua.

Entonces me daréis también a Mí una poderosa fuerza de intercesión, con la cual podré forzar la puerta de oro del Corazón de mi Hijo para derramar la plenitud de su Misericordia (…).”

About these ads
Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.631 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: