HABLA EL HERMANO DE CONCHITA DE GARABANDAL.

Las Apariciones de la Virgen María en San Sebastián de Garabandal

Capítulo 239

Nunca he dudado.

Testimonio de Miguel González, hermano menor de Conchita.

De izquierda a derecha, Miguel, Aniceto, Conchita y Serafín,
con su madre Aniceta en el centro de la foto, año 1965.

Testimonio de Miguel González, hermano menor de Conchita.

Fui a la escuela del pueblo hasta los catorce años. Don Valentín, el párroco, venía desde Cosío y nos daba el catecismo en la Iglesia el sábado. Se quedaba a dormir en el pueblo para decir la misa del domingo. Por la tarde se rezaba el Rosario en la Iglesia.

Trabajé en los invernales desde los diez años, era un trabajo duro. Ahora es más fácil porque hay máquinas pero entonces todo se hacía a mano. La gente llevaba cargas pesadas sobre sus espaldas y recorría largas distancias durante todo el día porque había que almacenar la hierba para el invierno.

Todos los días se rezaba el Rosario en la Iglesia.

Cuando era joven y trabajaba en el campo, la campana de la Iglesia del pueblo tocaba al mediodía. Todos parábamos de trabajar, incluso los que estaban con el ganado, y rezábamos el Ángelus. Después, a la tarde, todos, hombres, mujeres, niños, todos volvían a sus casas para luego ir a rezar el Rosario en la Iglesia. Y esto sucedía cada día.

Mi padre era mas alto que mi hermano Serafín, murió de una enfermedad del pulmón porque había mucho polvo en sus pulmones. La hierba seca que se pone en los establos, cuando se saca durante el invierno, suelta cantidad de polvo y mi padre trabajó en ello durante toda su vida.

Conchita tenía 12 años de edad cuando comenzaron las Apariciones. Siempre iba a Misa y a la Comunión cuando el sacerdote celebraba la misa en la iglesia del pueblo. En casa de mi madre, cada noche, cuando terminábamos la cena, inmediatamente rezábamos el Rosario. Mi hermano Aniceto, que murió en 1966 cuando tenía 28 años de edad, yo creo que era el mas religioso de todos nosotros. Cada noche iba a rezar el Rosario con la gente del pueblo en la Iglesia.

Mi madre, no solamente era muy religiosa sino también muy estricta con sus hijos. A la noche, si yo estaba fuera, esperaba en la cocina hasta que volviese a casa. Cuando no había misa en Garabandal, mi madre caminaba algo mas de cinco kilómetros a la Iglesia de Cosío para ir a la misa de las seis de la mañana y después caminaba de vuelta a casa y para el trabajo. Esto lo hacía lo mismo con tiempo bueno o malo, en verano o en invierno.

Cuando empezaron las Apariciones, Serafín y yo estábamos trabajando en la provincia de León.

Yo tenía 18 años. Mi hermano Serafín y yo veníamos de vuelta a casa. Sobre las siete de la mañana de un 13 de Julio de 1961 llegamos a Torrelavega. Cuando estábamos desayunando en un restaurante de Torrelavega, un amigo de Serafín vino y nos dijo:

— ¿Sabíais que un Ángel se apareció a cuatro niñas en el pueblo de San Sebastián de Garabandal?.

No sabíamos nada porque, aunque mi hermano Aniceto nos había escrito a León, la carta llegó después que ya nos habíamos ido a casa. Todavía no nos lo creíamos mucho. Fuimos a casa de mi tío Paulino, hermano de mi madre, que vivía en Torrelavega y cuando llegamos nos dijo:

— ¿Sabíais que, según los periódicos, un Angel se aparece a cuatro niñas y que una de ellas es vuestra hermana?.

El periódico traía una foto de mi hermana Conchita y entonces ya nos tomamos en serio las Apariciones. Le dije a mi hermano Serafín: Vamos a casa inmediatamente. Serafín dijo: no, estamos muy cansados, dejémoslo para mañana. Al día siguiente, el 14 de Julio de 1961, salimos hacia Pesués y desde allá en autobús a Cosío.

Desde Cosío, con el equipaje en mano, subimos andando a Garabandal. Por el camino había mucha gente, unos que subían para el pueblo y otros que bajaban y estos cuando se nos acercaban decían: deben de ser los hermanos de Conchita porque ella dijo durante la Aparición que sus hermanos llegaban hoy. Cuando llegamos a casa había mucha gente, tanto fuera como dentro de casa. Mi hermano Aniceto estaba en la cocina. Pensé: “con la tranquilidad en que vivíamos y ahora esto”.

Conocía bien a mi hermana y sabía que decía la verdad.

Nunca he dudado ni un solo momento de las apariciones de Garabandal. Conocía bien a mi hermana Conchita para saber que decía la verdad.

Las cosas que sucedían durante las Apariciones eran increíbles y todos los hechos me impresionaron de un modo que los recuerdo como si hubiesen sucedido ayer. Cuando fui testigo de la primera Aparición que vi, me impresioné profundamente. Igualmente la primera vez que oí a las niñas rezar el Rosario y la primera vez que las vi subir a los pinos y bajar de espaldas.

Conchita habla con la Virgen. La niña se transforma
ante la presencia de la Madre del Cielo.

La primera vez que fui testigo estaba nervioso porque nunca había visto algo así y no comprendía muchas cosas que sucedían. Por ejemplo, las potentes luces que a veces ponían a los ojos de Conchita o cuando la pinchaban, sin ninguna reacción por parte de ella. Los médicos intentaron levantar a Conchita del suelo pero no pudieron.

Desde el 18 de Julio, 1961, hasta primeros de Octubre fui testigo de los éxtasis cada día. Había una, dos o tres visitas de la Virgen entre las ocho de la tarde y las cinco o seis de la madrugada. Después de este año, solo estuve en Garabandal durante las Navidades y durante el verano, porque tenía que regresar al trabajo.

Un día decidí hacer una prueba.

Se decía de lo rápido que las niñas corrían al lugar de la Aparición cuando recibían la tercera llamada. Me decía: no me van a dejar atrás porque solo tienen doce años y yo tengo dieciocho y normalmente yo corría bastante más que ellas. Una tarde, hacia las ocho, en Julio, Jacinta, Mari Cruz y Conchita estaban sentadas en la cocina de mi casa comiendo bocadillos. No recuerdo si estaba Mari Loli. Habían comido unos bocados cuando tuvieron la tercera llamada y empezaron a correr. Yo también corrí detrás de ellas y antes de que yo llegase al lugar de la calleja llamado “el cuadro” pude oir el golpe contra las piedras de la caída de rodillas en éxtasis. Me fue imposible seguirlas de cerca, aun cuando corrí tan rápido como pude.

También intenté levantar a Conchita del suelo pero no pude, estaba fija como una roca, ni siquiera le pude mover los brazos. Mi hermano Serafín levantaba grandes pesos como nada. Una vez lo intentó, no por él sino porque la gente se lo pidió pero no pudo moverla. Sin embargo las niñas, muchas veces, cuando decían adiós a la Virgen, se levantaban unas a otras sin el menor esfuerzo; lo hacían para subir a su altura, donde veían a la Virgen, para besarla. Otras veces era la Virgen quien bajaba a la altura de las niñas y las besaba.

El suceso que me dio una gran prueba de la verdad de las apariciones fue poco antes del 18 de Julio de 1961, día del Milagro de la Comunión visible de Conchita.

Me dice Conchita : ¿tienes una medalla o cadena?. Le dije: no, debo haberla perdido. Me dio una nueva medalla y me dijo: cuando venga un sacerdote pídele que te la bendiga.

Mas adelante, una tarde que tuvo Aparición en la cocina, ella tenía muchos rosarios, cadenas y escapularios en su mano para darlos a besar a la Virgen; yo estaba en la habitación, en la esquina, algo apartado de la gente. Ella estaba de rodillas y se levantó para dar a besar lo que llevaba a la Virgen. Pensé: ¿por qué no lo di mi cadena para que se la diese a besar a la Virgen?. No había terminado de pensar esto cuando Conchita, todavía con el brazo en alto, se volvió, anduvo unos pasos hacia mí, me sacó la medalla del cuello y se la dio a besar a la Virgen. Después me puso de nuevo la cadena con la medalla en el cuello.

La noche en que Conchita recibió la Comunión visible de manos del Ángel fue de gran alegría para mi.

Había mucha gente en Garabandal porque era la fiesta de San Sebastián. Su fiesta es el 20 de Enero, pero hay demasiado frío para celebrarla entonces y por esto lo hacemos el 18 de Julio. Mucha gente pensó que si había baile no vendría la Virgen ese día.

Un muchacho preguntó a Conchita: ¿está bien que haya baile hoy?. Conchita dijo: con baile o sin el, el milagro ocurrirá esta noche. Sobre las diez de lo noche mi madre me dijo: Miguel, ponte a la puerta y que nadie mas entre en la casa que ya no hay sitio. La puerta estaba abierta y me senté en medio para que nadie pasase pero daba igual pasaban de todos modos.

Pasadas las once de la noche cerré la puerta y dije a Conchita:

— me voy a la cama porque esta noche no va a suceder nada.

Conchita me suplicó:

— espera un poco más que dentro de poco voy a salir.

Creo que ya tenía una llamada. Una hora después, Conchita subió a su habitación donde estaban algunos parientes y mas gente. A la tercera llamada salió de casa, pasó a través de la muchedumbre que estaba allí. Con dificultad pude seguirla y llegué justo a tiempo cuando ya ella estaba de rodillas. Hizo la Señal de la Cruz, rezó el acto de contrición. Todo esto me quedó completamente grabado en la mente. Sacó la lengua, y poco después, en un instante, de repente, apareció la Hostia en su lengua. Estuvo así mas de un minuto. Luego de comulgar hizo la señal de la Cruz, se levantó y se alejó.

He oído que un señor de Barcelona, el Sr. Damians, filmó algo sobre el Milagro de la Comunión pero yo no le conocí personalmente hasta que Joey me lo presentó en su casa en enero de 1972.

Recuerdo la importancia que tuvo durante las Apariciones el rezo del Rosario.

En una ocasión, durante una noche tormentosa y de nieve, Conchita tuvo Aparición y anduvo por el pueblo rezando el Rosario, fue a los pinos y a la Iglesia. Era sobre las tres de la mañana. Cuando la gente la oyó, se levantó y la acompañaron durante el rezo.

Un amigo de Serafín le había expresado el deseo de estar presente durante una aparición. Sin embargo él trabajaba desde las seis de la mañana a las nueve de la noche y era muy difícil para él estar despierto a esas horas de la noche. Un día, sobre la una de la madrugada, Conchita, en éxtasis, empezó a rezar el Rosario. Fue donde la casa de este señor y estuvo fuera rezando el rosario hasta que despertó, se vistió y se unió al grupo de gente que rezaba con ella.

En una ocasión había unas quinientas personas frente a la casa de Mari Loli. Conchita tenía de diez a veinte medallas y cadenas en su cuello.

Vi que sacaba una cadena que en realidad era imposible de sacar porque era demasiado pequeña para sacarla por la cabeza. Después intentaron ponérsela por su cabeza pero era imposible porque para sacarla había que abrir antes un cierre.

Yo vi como la sacó, con una medalla que llevaba la cadena, mientras le decía a la Virgen: ¿Es esta?. Entonces fue directamente por entre la multitud y se la puso a su dueño.

Yo había visto como Conchita, para ponerla en su cuello, abrió el cierre de la cadena y la puso normalmente, pero durante el éxtasis la sacó sin abrir el cierre; aun cuando la cadena no cabía a través de su cabeza ella la sacó. También he visto a Mari Loli hacer esto mismo en otra ocasión.

Los sacerdotes que subían a Garabandal unos creían y otros no. Una noche había tres o cuatro sacerdotes en la cocina de mi madre y mi hermana estaba durmiendo en una silla. Un franciscano dijo a los otros: ¿a qué hora comienzan las apariciones?. Entonces mi hermana despierta y dice : ¿para qué lo pregunta si usted no cree?. El sacerdote no había dicho a nadie que no creía. Y así era, él mismo lo dijo, y le impresionó que Conchita lo supiese.

En muchas ocasiones Conchita tuvo aparición sobre las tres de la mañana y salía por el pueblo rezando el Rosario. En verano esto se llevaba bien. Pero en el invierno, cuando nevaba, salir a las tres de la mañana, acompañándola en los rezos por las calles, era mucho sacrificio. Mi madre me dijo que una noche muy mala de tormenta ella rezaba para que mi hermana no saliese esa noche. Apenas había pensado en eso cuando Conchita tuvo Aparición y después salió a la calle. Había una tormenta increíble, pero ella salió. Poco después de salir Conchita, la tormenta paró y mi madre salió con ella rezando el rosario.

En cuanto a mí, siempre fui practicante de la religión pero ahora reflexiono y medito más sobre mi vida en relación con las Apariciones y Mensajes de Garabandal.

Creo firmemente que el Arcángel San Miguel y la Virgen del Carmen se han aparecido en mi pueblo, en San Sebastián de Garabandal, a mi hermana Conchita. Pienso que si el mundo continúa su camino de pecado como hasta ahora, el castigo vendrá.

A. M. D. G.

Índice de capítulos

About these ads
Deja un comentario

8 comentarios

  1. andrea

     /  2 mayo, 2011

    esto es obra de Dios y Maria santisima se aparece a quien Ella elige y eligió a cochitas y las otras niñas para que nos hagamos niños y seamos como ellas con un corazón limpio y puro algo dificil pero para Dios todo es posible, creo en el milagro de la apariciones, me gustaria saber que fue de Conchita en este tiempo año 2011 si aun esta viva. muchas gracias y bendiciones para todos.

    Responder
  2. javier

     /  15 agosto, 2011

    si ella sabe el dia la hora y la fecha exacta del aviso que todo el mundo va a sentir o a presenciar significa que todavia vive al menos que haya cambiado el rumbo de la historial puesto que ella lo va a decir una semana antes del suceso o milagro me parece una historia increible pero inspiradora y de fe sobre todo si uno pertenece a otra religion saludos a conchita y su familia

    Responder
  3. jaime julio silva ramirez

     /  1 noviembre, 2011

    POR LAS CIRCUNSTANCIAS QUE HAN SUCEDIDO Y EN QUE ESTÁ EL MUNDO, SON EL SIGNO DE LOS TIEMPOS, LOS ACONTECIMIENTOS ESTAN PROXIMOS, QUISIERA QUE NO PASARAN DESAPERCIBIDOS LOS AVISOS, SOBRE TODO EL DE 8 DIAS ANTES DEL MILAGRO, PIDO A CONCHITA O CUALQUIERA DE ELLAS SE LOS DIGAN A USTEDES Y USTEDES NOS LO REENVIEN A NUESTROS CORREOS POR FAVOR.

    Responder
  4. alejandra boxler

     /  3 julio, 2012

    ESTA HISTORIA ES MARAVILLOSA, DESDE HACE UN TIEMPO NO HAGO MAS QUE LEER DETALLES DE LAS APARICIONES, QUISIERA PODER LLEGAR A LOS PINOS Y OJALA PUDIERA CONVERSAR CON LAS VIDENTES ESPECIALMENTE CON JACINTA QUE VIVE EN CALIFORNIA, DOS HORAS DE DONDE VIVO. CREO QUE EL MUNDO DEBERIA DE HACER CONCIENCIA ACERCA DE LOS MENSAJES DE LA VIRGEN. LA GENTE ESTA DORMIDA PENSANDO EN LO MATERIAL, CUANDO EN REALIDAD LO MAS IMPORTANTE ES PREPARARNOS EN ORACION, ALIMENTANDO EL ESPIRITU CON EL AMOR DE JESUS. OJALA ESTA HISTORIA LLEGUE AL OIDO DE TODOS DIARIAMENTE REZO PARA QUE ASI SEA.

    Responder
  5. ES UNA LASTIMA QUE RELTIVAMENTE POCOS SEPAN MUNDIALMENTE DE LAS APARICIONES, A CRISTO TAMBIEN LE DEBE DAR LASTIMA, COO HACER PARA DIFUNDIRLO Y QUE CREAN, SI AUN NO TERMINAMOS DE CREER EN LOS EVANGELIOS?

    Responder
    • alejandra boxler

       /  8 julio, 2012

      QUIENES ESTAMOS LEYENDO SOBRE LAS APARICIONES EN GARABANDAL ESTAMOS DIFUNDIENDOLO CON LAS PERSONAS QUE CONOCEMOS, ALGUNAS ME MIRAN CON DESCONFIANZA SIN EMBARGO OTRAS CREEN Y SE NOTA QUE ESPIRITUALMENTE SON DIFERENTES, INTUYEN DESDE EL PRINCIPIO QUE TODO ES AUTENTICO. AYER PRESTE A UNA SENORA UN ROSARIO QUE CONTIENE UN PEDACITO DEL MISAL DE MARY LOLI. SE LO LLEVO CON UN AMOR INCREIBLE, FELIZ. NO TODOS REACCIONAMOS IGUAL PORQUE NO TODOS HEMOS CRECIDO IGUAL EN CUANTO AMAR A DIOS.

      Responder
      • Efigenia

         /  23 febrero, 2013

        cuantas bendiciones nos da el Señor y cuanto nos quiere Maria nuestra Madre

      • alejandra boxler

         /  24 febrero, 2013

        Esta historia es autentica y maravillosa, la virgen se manifiesta de una manera tan celestial a 4 ninas que estaban dotadas de todo aquello que muchos en este mundo carecen. Ellas eran genuinas, inocentes y de una pureza espiritual increible. Las pruebas de que estaba la virgen alli presente eran miles pero la gente del resto del mundo quizas no estaba lista para escuchar o aceptar lo que estaba ocurriendo. Aun en la actualidad la gente sigue dormida, concentrada en lo mundano lamentablemente. Que mas necesitaban esas ninas decir aun cuando en ese tiempo ya habia avance tecnologico con los videos, fotos y demas. Inclusive en mi caso me he enterado despues de 50 anos con el internet y me enamore de la historia, pase horas lleyendo y sueno con llegar alli. No quiero pensar lo que se debe sentir viendo a un ser tan celestial como la virgen Maria. Dios nos regalo algo que es demasiado hermoso y grandioso pero todavia necesitamos crecer mas en espiritu para darnos cuenta que esta vida no es para venir a disfrutar y hacer dinero sino para ayudar a Dios en su grandesa siendo mas humildes entregando mas amor al projimo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.120 seguidores

%d personas les gusta esto: