LAS MEDITACIONES DE LA HORA SANTA (JESUS) SANTA MARGARITA DE ALACOQUE.

Hora Santa con Santa Margarita María

 

Esta Hora Santa ha sido redactada por el P. Gérard Dufour, capellán de Paray-le-Monial,

siguiendo las palabras de Jesús a Santa Margarita María de Alacoque.

 


 

 

“Todas las noches de jueves a viernes, te haré partícipe de la tristeza mortal que tuve a bien sentir en el Huerto de los Olivos. Esta tristeza te reducirá, sin poder tú comprenderlo, a una especie de agonía más dura de soportar que la muerte. A fin de acompañarme en la humilde oración que hice entonces a mi Padre en medio de todas mis angustias, te levantarás entre once y doce de la noche para postrarte conmigo durante una hora, con el rostro en tierra, ya para calmar la cólera divina[1], pidiendo misericordia por los pecadores, ya para dulcificar de algún modo la amargura que sentí en el abandono de mis apóstoles, la cual me obligó a echarles en cara que no habían podido velar una hora conmigo; y durante esta hora harás lo que te enseñe.” (Autobiografía n° 57).

 

 

Primer tiempo:

 

“Todas las noches de jueves a viernes, te haré partícipe de la tristeza mortal que tuve a bien sentir en el Huerto de los Olivos”.

 

Jesús, en la noche del primer Jueves Santo, llevas contigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y comienzas a sentir tristeza y angustia. “Mi alma está triste hasta la muerte. Quedaos aquí y velad conmigo” (Mt 26, 37-38).

¿Por qué esta tristeza?

Por la traición de Judas y la debilidad de los apóstoles…

Por la hostilidad de los jefes y la volubilidad de la turba…

Pero no sólo por eso:

En muchas ocasiones has sufrido por la falta de confianza de tus amigos -¡hombres de poca fe! (Mt 8, 26)-; también, “apenado por la dureza de corazón de los fariseos” que estaban al acecho para ver si curabas a un enfermo en sábado, les has dirigido una mirada de indignación (cfr. Mc 3, 5); y al acercarte y ver la ciudad de Jerusalén, has llorado por ella diciendo: “¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! Pero ahora ha quedado, queda oculto a tus ojos… porque no has conocido el tiempo en que fuiste visitada” (Lc 19, 41).

Además sientes sobre Ti el enorme peso del pecado de la multitud por la que vas a entregar tu vida (cfr. Mt 26, 28), Tú, el “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Jn 1,29).

 

Corazón de Jesús, paciente y de mucha misericordia,

que has pagado por nuestros pecados,

hoy en el mundo, ¿cuáles son las causas de tu tristeza?

hoy en mi vida, ¿qué es lo que te entristece?

Esta tarde, ¿seré capaz de compartir tu tristeza?

 

(Tiempo de meditación)

 

Canción: Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. (3 veces)

 

 

Segundo tiempo:

“Para acompañarme en la humilde oración que hice entonces a mi Padre en medio de todas mis angustias”.

 

Jesús, Tú sabías que para Ti había llegado la hora de pasar de este mundo a tu Padre… la hora en que ibas a amar a los tuyos hasta el extremo (cfr. Jn 13, 1).

Así empiezas tu humilde oración:

“Y adelantándose un poco, se postró en tierra pidiendo que si era posible, se alejase de Él aquella hora. Y dijo: ¡Abba! Padre, Tú lo puedes todo: aparta de Mí ese cáliz; pero no lo que Yo quiero, sino lo que Tú quieres” (Mc 14, 35-36).

 

Permítenos contemplarte en tu oración:

-                       oración humilde y de adoración: te postras en tierra…

-                       oración de dolor: si es posible, aparta de Mí ese cáliz…

-                       oración filial: ¡Abba! ¡Padre!…

-                       oración de confianza: Tú lo puedes todo…

-                       oración obediente: pero no lo que Yo quiero, sino lo que Tú quieres…

 

Corazón de Jesús, horno ardiente de caridad,

en quien el Padre ha puesto todo su amor,

Tú no quieres estar solo en tu oración.

Permítenos permanecer Contigo y en Ti.

Dígnate, mediante tu Espíritu, continuar tu oración en nuestros corazones.

 

(Tiempo de meditación)

 

Canción: Padre, me pongo en tus manos


 

Tercer tiempo

“Te postrarás… pidiendo misericordia por los pecadores”.

 

Jesús, unos instantes antes de morir, vas a decir: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23, 34). Tenías fama de acoger bien a los pecadores: “Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada hasta que la encuentra?” (Lc 15, 2-4). “Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da la vida por las ovejas” (Jn 10, 11). “No he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo” (Jn 12, 47). “No necesitan médico los sanos, sino los enfermos; no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores” (Mc 2, 17). “Yo he venido para que tengan  vida, y la tengan abundante” (Jn 10, 10).

Señor Jesús, haznos entender tu sufrimiento ante los pecados de! mundo, tu deseo de perdonar a los hijos pródigos, la alegría que sientes al derramar tu misericordia y al devolver la vida a lo que estaba muerto.

 

Corazón de Jesús, generoso con todos los que te invocan,

paz y reconciliación nuestra,

ten piedad de nosotros que somos pecadores,

derrama tu misericordia en nuestros corazones arrepentidos,

danos corazones obedientes y llenos de amor.

 

(Tiempo de meditación)

 

Canción: Vengo ante Ti, mi Señor

 


 

Cuarto tiempo:

 

“Te postrarás… para dulcificar de algún modo la amargura que sentí en el abandono de mis apóstoles, la cual me obligó a echarles en cara que no habían podido velar una hora conmigo”.

 

Jesús, Tú elegiste doce apóstoles para que estuviesen CONTIGO (cfr. Mc 3, 14). Son tus “servidores y administradores de los misterios de Dios. Ahora, en un administrador lo que se busca es que sea FIEL” (1Co 4, 1-2).

Cuando eliges a alguien, le pides una adhesión absoluta: “Como el Padre me ha amado, así os he amado Yo; permaneced en mi amor” (Jn 15, 9). “El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” (Mc 8, 34). Por eso has sufrido por el abandono de los que habías llamado: “Desde entonces (¡después del anuncio de la Eucaristía!) muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él” (Jn 6, 66). “Todos vais a caer, como está escrito: «Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas»” (Mc 14, 27). “Está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo” (Jn 16, 32).

Y dentro de poco, cuando te arresten, todos te van a abandonar, todos huirán (cfr. Mc 14, 50).

Señor Jesús, haznos comprender la amargura de tu Corazón ante el desamparo de tus apóstoles, su tibieza para velar una hora contigo en el Huerto de los Olivos. ¡Has sufrido tantas infidelidades, tantos abandonos, tantas respuestas a medias de los que Tú mismo habías elegido!

 

Corazón de Jesús, saciado de oprobios,

lleno de bondad y de amor.

Te pedimos en especial por los sacerdotes a quienes has llamado a tu servicio,

por todas las almas consagradas a Ti en la vida religiosa,

por todos los que han recibido tu llamada a seguirte más de cerca.

Ten piedad de sus flaquezas.

¡Mantenles fieles para que tu Reino se extienda!

 

(Tiempo de meditación)

 

Canción: Nadie tiene amor más grande

 


 

Quinto tiempo:

“Durante esta hora, harás lo que Yo te enseñe”.

 

Jesús, estas últimas palabras nos sorprenden. ¡Estamos tan poco acostumbrados a dejar que seas Tú quien guíes nuestra oración! Pero intentamos hacer silencio en nuestros corazones para decirte, con toda nuestra pobreza, toda nuestra debilidad: Aquí nos tienes, Señor Jesús… ¡Haznos conocer lo que quieres de nosotros!

(Leeremos los textos de la Sagrada Escritura sólo después de un buen rato de silencio)

 

“Los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios ésos son hijos de Dios. Vosotros no habéis recibido un espíritu de esclavitud para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: “¡Abba! ¡Padre!” (Rm 8, 14).

  “El que me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos morada en él” (Jn 14, 23).

  “Éste es mi mandamiento: que os améis  unos a  otros como Yo os he amado” (Jn 15, 12).

 “Permaneced en mí como yo en vosotros. El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante” (Jn 15, 4-5).

“Lo que pidáis al Padre en mi nombre, Él os lo dará” (Jn 15, 16).

 “Hermanos, os exhorto, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios, éste es vuestro culto razonable. Y no os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto” (Rm 12, 1-2).

 

Corazón de Jesús, fuente de vida y santidad,

Rey y centro de todos los corazones,

renuévanos por tu Espíritu de Amor,

enséñanos a unirnos a tu oración,

¡haznos testigos de tu Amor!

 

(Tiempo de meditación)

 

Canción: Seréis mis testigos

 

Seréis mis testigos, testigos del Amor,

seréis mis testigos, testigos de mi Amor.

Seréis mis testigos, testigos de la paz,

seréis mis testigos, testigos de mi Paz.

 

Testigos de confianza, testigos de perdón,

testigos de esperanza, cada cual desde su don,

testigos de alegría, alegría del Señor.

 

Testigos de la Pascua, testigos de la Cruz,

testigos de la Gracia, testigos de la Luz,

testigos de alegría, la alegría de Jesús.

 

Testigos de María, de su maternidad,

testigos de María: “Hágase su voluntad”

testigos de alegría, de alegría y humildad.

 

Testigos de obediencia, de entrega en libertad,

testigos de paciencia, de escucha y de bondad,

testigos de alegría, de alegría y de verdad.

 

Con licencia eclesiástica


 

Letanía a Jesús paciente

 

Humildemente postrada al pie de tu santa Cruz, te diré a menudo, ¡divino Salvador mío!, para mover las entrañas de tu misericordia a perdonarme:

 

Jesús, desconocido y despreciado

Jesús, calumniado y perseguido

Jesús, abandonado de los hombres y tentado

Jesús, traicionado y vendido a vil precio

Jesús, censurado, acusado y condenado injustamente

Jesús, vestido con un traje de oprobio y de vergüenza

Jesús, abofeteado y burlado

Ten
piedad
de

Jesús, arrastrado con la cuerda al cuello

Jesús, azotado hasta derramar sangre

Jesús, tenido por loco y endemoniado

Jesús, pospuesto a Barrabás

Jesús, despojado y desnudado con infamia

Jesús, coronado de espinas y saludado por irrisión

Jesús, cargado con la Cruz y las maldiciones del pueblo

Jesús, agobiado de injurias, dolores y humillaciones

Jesús, triste hasta la muerte

Jesús, ofendido, escupido, golpeado y ultrajado

Jesús, colgado de un infame madero, en compañía de ladrones

Jesús, anonadado y deshonrado ante los hombres

Jesús, agobiado por toda clase de dolores

 

¡Oh buen Jesús!, que has querido sufrir una infinidad de oprobios y de humillaciones por mi amor: imprime fuertemente su amor y estima en mi corazón y haz que desee practicarlos. Así sea.

Santa Margarita María de Alacoque

 

[1] La cólera de Dios es la expresión de su amor herido por la ofensa del pecado del hombre. Dios es herido en su Amor y lo dice. Esta expresión de su amor toma el rostro de la cólera para los que le resisten. El amor creador y redentor de Dios es un fuego devorador que purifica y transforma los corazones que se dejan tocar por la gracia; y que quema y consume necesariamente todo lo que se resiste a su acción; porque nada puede escapar al ardor del Amor de Dios que llena el Universo. (Cfr. Ml 3, 18.21).

Evidentemente, Jesús jamás ha resistido al Amor del Padre, pero en Getsemaní, como que se ha revestido de toda la condición pecadora de la Humanidad que ha rechazado la bondad de Dios. Para expiar la ofensa hecha al Padre, Él ha querido “caer en manos del Dios vivo” (Hb 10, 31), y Él solo podía hacerlo.

About these ads
Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.363 seguidores

%d personas les gusta esto: