libro hora de la pasion. LUISA PICARETA. primera hora.

el libro lo tengo. esta abajo. en links de revelaciones virgen maria y jesus. debajo de las fotos.

en España se puede pedir libros a este telefono 924 650 982/656857146

 

del valor y del provecho de Ejercicio de Estas Horas de la Pasion.

(carta de luisa picareta al padre annibale).

 

Muy reverendo Padre anibale:

 

Finalmente le remito las Horas de la Pasion. Todo para gloria de Nuestro Señor. le envio tambien otras hojas en las que se contienen los efectos y las bellas promesas de jesus para quien hace estas horas de la pasion.

yo creo que si quien las medita es pecador, se convertira; si es imperfecto, se hara perfecto, si es santo, se hara mas santo; si es tentado, encontrara la victoria, si sufre, encontrara en estas horas la fuerza, la medicina y un espejo donde mirarse continuamente para embellecerse y hacerse semejante a Jesus, nuestro modelo.

es tanta la complacencia que del ejercicio de estas Horas Jesus bendito recibe, que El quisiera que hubiera un ejemplar en cada ciudad y pueblo y que se practicara, porque entonces sucederia como si en esas reparaciones Jesus sintiera reproducirse su misma voz y sus mismas oraciones tal como El mismo las elevaba al Padre en las 24 horas de su dolorosa pasión. y si esto se hiciera por las almas en todas las ciudadades y hasta en los mas pequeños pueblos, jesus me hace entender que la Justicia Divina quedaria en gran parte aplacada y serian en gran parte evitados y como aligerados los flagelos en estos tan tristes momentos de dolores y de sangre.

…. la finalidad es la REPARACION… en algunos pasajes se bendice, en otros se da correspondencia, en otros se suplica, se pide, se implora, etc.

"Dice Jesus: Hija mía estas Horas no las considerare como cosas vuestras, sino como cosas hechas por Mi, y os dare mis mismos meritos, como si Yo estuviera sufriendo en acto mi Pasion, y asi os hare conseguir los mismos efectos, segun las disposiciones de las almas, y esto en la tierra, por lo que cosa mayor no podria daros; luego, en el Cielo, a estas alamas me las pondre de frente saeteandolas con saetas de amor y de contentos por cuantas veces habran hecho las Horas de mi Pasion, y ellas me saetearan a Mi. ¡que dulce encanto sera esto para todos los bienaventurados!

… el alma rumiando todas mis penas me corona de gloria y me honra como Rey, me llena la boca de dulzura y me da el alimento mas exquisito, como es el recuerdo de mis mismas obras; me desclava de la Cruz y me hace resucitar en su corazón. y por cada vez que todo esto hace, Yo como recompensa le doy una nueva vida de Gracia; de manera que ella es mi alimento y Yo me hago su alimento continuo. Asi que , la cosa que más me gusta es que el alma rumie continuamente y siempre mi Pasión."

 

Jesús se despide de su Madre Santísima. rezar de las cinco a las seis de la tarde.

Gracias te doy, oh Jesús, por llamarme a la unión contigo por medio de la oración, y tomando tus pensamientos, tu lengua, tu corazón y fundiéndome toda en tu Voluntad y en tu amor, extiendo mis brazos para abrazarte y apoyando mi cabeza sobre tu corazón empiezo:

 

Oh Celestial Mamá, la hora de la separación se acerca y yo vengo a Ti.  ¡Oh Madre, dame tu amor y tus reparaciones, dame tu dolor, porque junto contigo quiero seguir paso a paso al adorado Jesús!

Y he aquí que Jesús viene y Tú con el alma rebosante de amor corres a su encuentro, pero al verlo tan pálido y triste el corazón se te oprime por el dolor, las fuerzas te abandonan y estás a punto de desfallecer a sus pies.  Oh dulce Mamá mía, ¿sabes por qué ha venido a Ti el adorable Jesús?  ¡Ah!  Él ha venido para darte el último adiós, para decirte la última palabra, para recibir el último abrazo.

Oh Mamá, a Ti me estrecho con toda la ternura de la cual es capaz este mi pobre corazón, a fin de que estrechado y unido a Ti, también yo pueda recibir los abrazos del adorado Jesús.  ¿Me desdeñarás acaso Tú?  ¿No es más bien un consuelo para tu corazón tener un alma a tu lado y que comparta contigo las penas, los afectos, las reparaciones?

Oh Jesús, en esta hora tan desgarradora para tu ternísimo corazón, qué lección nos das de filial y amorosa obediencia hacia tu Mamá.  ¡Qué dulce armonía hay entre Tú y María, qué suave encanto de amor que sube hasta el trono del Eterno y se extiende para salvación de todas las criaturas de la tierra!

Oh Celestial Mamá mía, ¿sabes qué quiere de Ti el adorado Jesús?  No quiere otra cosa que tu última bendición.  Es verdad que de todas las partes de tu ser no salen sino bendiciones y alabanzas a tu Creador, pero Jesús al despedirse de Ti quiere oír las dulces palabras:  “Te bendigo oh Hijo.”  Y este te bendigo aleja todas las blasfemias de sus oídos, y dulce y suave desciende a su corazón; y casi como para poner una defensa a todas las ofensas de las criaturas, Jesús quiere tu “te bendigo.”

Yo me uno a Ti, oh dulce Mamá, sobre las alas del viento quiero girar por el Cielo para pedir al Padre, al Espíritu Santo, a todos los ángeles, un “te bendigo” para Jesús, a fin de que yendo a Él le pueda llevar sus bendiciones.  Y aquí en la tierra quiero ir a todas las criaturas y pedir de cada labio, de cada latido, de cada paso, de cada respiro, de cada mirada, de cada pensamiento, bendiciones y alabanzas a Jesús, y si ninguno me las quiere dar, yo quiero darlas por ellos.

Oh dulce Mamá, después de haber girado y vuelto a girar para pedir a la Trinidad Sacrosanta, a los ángeles, a todas las criaturas, a la luz del sol, al perfume de las flores, a las olas del mar, a cada soplo de viento, a cada llama de fuego, a cada hoja que se mueve, al centellear de las estrellas, a cada movimiento de la naturaleza un “te bendigo”, vengo a Ti y uno mis bendiciones a las tuyas.

Dulce Mamá mía, veo que recibes consuelo y alivio por esto, y ofreces a Jesús todas mis bendiciones en reparación de las blasfemias y maldiciones que Él recibe de las criaturas.  Pero mientras te ofrezco todo, oigo tu voz temblorosa que dice: “Hijo, bendíceme también a Mí.”

Oh dulce amor mío, Jesús, bendíceme también a mí junto con tu Mamá, bendice mis pensamientos, mi corazón, mis manos, mis obras, mis pasos, y junto con tu Mamá bendice a todas las criaturas.

Oh Madre mía, al mirar el rostro del adolorido Jesús, pálido, triste, desgarrador, se despierta en Ti el recuerdo de los dolores que dentro de poco Él deberá sufrir.  Adivinas su rostro cubierto de salivazos y lo bendices, la cabeza traspasada por las espinas, los ojos vendados, el cuerpo desgarrado por los azotes, las manos y los pies traspasados por los clavos, y adonde quiera que Él está a punto de ir, Tú lo sigues con tus bendiciones, y junto contigo lo sigo también yo.  Cuando Jesús sea golpeado por los azotes, coronado de espinas, abofeteado, traspasado por los clavos, dondequiera encontrará junto a tu “te bendigo”, el mío.

Oh, Jesús, oh Madre, os compadezco; inmenso es vuestro dolor en estos últimos momentos, el corazón de uno parece que arranque el corazón del otro.  Oh Madre arranca mi corazón de la tierra y átalo fuerte a Jesús, a fin de que estrechado a Él pueda tomar parte de tus dolores, y mientras os estrecháis, os abrazáis, os dirigís las últimas miradas, los últimos besos, estando yo en medio de vuestros dos corazones pueda recibir vuestros últimos besos, vuestros últimos abrazos.  ¿No veis que yo no puedo estar sin Vosotros, no obstante mi miseria y mi frialdad?

Jesús, Mamá, tenedme estrechada a Vosotros, denme vuestro amor, vuestro Querer, saetead mi pobre corazón, estrechadme entre vuestros brazos, y junto contigo, oh dulce Madre, quiero seguir paso a paso al adorado Jesús con la intención de darle consuelo, alivio, amor y reparación por todos.

Oh Jesús, junto a tu Mamá te beso el pie izquierdo suplicándote que quieras perdonarme a mí y a todas las criaturas por cuantas veces no hemos caminado hacia Dios.

Beso tu pie derecho, perdóname a mí y a todos por cuantas veces no hemos seguido la perfección que Tú querías de nosotros.

Te beso la mano izquierda pidiéndote nos comuniques tu pureza.

Beso tu mano derecha, bendíceme todos mis latidos, pensamientos, afectos, a fin de que validados por tu bendición todos se santifiquen, y junto conmigo bendice también a todas las criaturas, y sella la salvación de sus almas con tu bendición.

Oh Jesús, junto a tu Mamá te abrazo, y besándote el corazón te ruego que pongas en medio de vuestros dos corazones el mío, a fin de que se alimente continuamente de vuestros amores, de vuestros dolores, de vuestros mismos afectos, deseos y de vuestra misma Vida.

Así sea.

About these ads
Deja un comentario

3 comentarios

  1. 000000000

     /  26 septiembre, 2008

     
     
    Cada día, cada amanecer noto la esencia de tu buena amistad.Mis lágrimas conviertes en cristal, las tomas en tus hermosas
    manos y con ellas me fortaleces para no caer.Con la esencia de tu buena amistad entregas todo de ti,
     por una alegría en mi diario vivir.Mis pesares llevas al abrazarme y los tiras al olvido.Me entregas tu tiempo y olvidas el tuyo.Tapas tus tristezas al compartirlas conmigo.Juntos reímos, juntos lloramos, guardando
     los cristales en el bello lugar dorado dentro del corazón.
     
    ¡¡ Que disfrutes del Fin de Semana y gracias !!

    Responder
  2. DAMIEL

     /  27 septiembre, 2008

    Querida Angélica: Bien dices que donde se da AMOR, ofrece generosamente y entrega con HUMILDAD, se comparte de la misma manera. Gracias por visitar mi Spaces.  Recibe un cordial Saludo de DAMIEL.
     

    Volvió el ruiseñor…. La gacela se adentraba en la espesura…
    Los álamos agitaban sus troncos aguardando el trino del ave canora.
    Corría el aire estremecido entre arboledas y fronda… Casi se diría que
    DON AMOR transfigurado en el plumaje del bello pájaro agitaba su garganta
    con hermosos gorgojeos avisando a su AMADA PRESENCIA.
    La noche se cierne en nuestros cuerpos, y abrazados, dormidos y exánimes
    aguardamos al alba, mientras una tenue melodía acompaña nuestro SUEÑO.
    Se podría pensar que estamos ENAMORADOS, hundiendo nuestros pechos y pulmón
    en la lejanía de la FRONDA) Tiempo de silencio; UNA NOTA acompasa en breve pero intenso murmullo
    que se escapa en la inmensidad del Firmamento.
    Volvió el ruiseñor, NOS AMAMOS profundamente,….)
    (ROSAS ROJAS Y BLANCAS son el escenario en el que
    la noche y el día se saludan toda vez que las Criaturas del bosque -nunca son malas-
    despiden a sus protectores que engalanados y bellísimos
    suben por la blanca ESTELA de la INMORTALIDAD… MEMENTO.)
    ( DAMIEL- VUESTRO ANGEL DEL AMOR)

    Responder
  3. victor suarez

     /  16 marzo, 2011

    Amadísimo Jesús, las palabras del intelecto humano no son suficientes, lo lamento no existen las palabras en nuestro conocimiento, en nuestra dimensión, para poder siquiera dirigirse a Tí y decirte cuanto te agradezco lo haz hecho por nosotros, medito, medito y medito y me doy cuenta que ninguna palabra, o frase humana es capaz de describir lo valioso, lo incomensurable del Acto que realizaste para darnos Vida, para hacernos Hijos de Tu Padre y de tu Santa Madrecita linda, cuando pienso en la vida Eterna sin límites en el tiempo y el espacio me doy cuenta que no existen las palabras en el intelecto humano para darte gracias y pedirte perdón, aún así, desde el abismo de mi nada, te suplico entiendas mi intención GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.492 seguidores

%d personas les gusta esto: