GABRIELLE BOSSIS “EL Y YO”

Ahora, te daré algunos consejos para el camino de tu vida. Se los decía Jesús a Gabrielle Bossis (1874-1950), gran mística francesa, pero te los dice también a ti. Están entresacados de sus escritos, que ya llevan la Edición Nº 50 y llevan por título "Él y yo".

"Nada es pequeño para Mí. Hasta los más pequeños detalles de tu vida me interesan. Nada ocurre por casualidad. Yo tengo cuidado de ti en cada momento. Piensa en Mí y no pierdas el tiempo. No olvides que cada acontecimiento de tu vida es permitido por Mí para tu bien. Pon atención a los pequeños detalles y sé amable con todos. No pierdas ninguna oportunidad de ser amable y hacer el bien a los demás. Sonríe a todo el mundo y yo haré de tu sonrisa una bendición para los demás.

Cada día al levantarte, dame los "Buenos días" y agradéceme por cada instante. Ofréceme cada respiración y latido de tu corazón, cada mirada… y también todas las misas y comuniones recibidas. Todo es un regalo de mi bondad. Yo te he estado esperando toda la noche en la Eucaristía. Yo guío tu vida. Abandónate a Mí. Te necesito y te amo, como si fueras la única persona que existiera en el mundo. Vive sólo para Mí. El tiempo es demasiado corto para salvar almas. Confía siempre en Mí. No podría recibir mayor insulto y sufrimiento de tu parte que dudar de mi amor. Tu confianza puede conseguir cualquier cosa de mi Corazón, pero procura agradarme en todo y hacer tu morada en mi Corazón.

About these ads
Entrada anterior
Deja un comentario

12 comentarios

  1. LUIS FERNANDO

     /  17 abril, 2010

    NO SE QUE SUCEDIO EN MI VIDA PERO DESDE QUE CONSEGUI ESTE LIBRO NADA ES IGUAL EN MI VIDA, NO SE COMO PERO ES COMO SI EL ME LO DIRIA A MI. ME ENAMORADO DE EL AUNQUE EN ESTOS MOMENTOS TENGO PROFUNDOS PROBLEMAS NO DUDO QUE ES EL QUIEN ME SOSTIENE. ES UN LIBRO MUY FUERTE Y MUY TIERNO. ME HIEREN DE AMOR TODAS SUS PALABRAS.

    Responder
    • Sonis

       /  7 agosto, 2011

      Soy muy feliz,sé que JESÚS habla no sólo a Gabriela sino también a mi que puedes ser tú. Es un librito para abrazarlo, ahí esta nuestro señor, que nos habla con una infinita
      ternura. Aveces en mi oración le pregunto algo y abro el libro con los ojos cerrados y
      señalo, que alegría me responde Ntro Señor, y ahí es cuando comienza todo mi entre
      ga, y me doy cuenta que ÉL es todo que no hay nadie ni nada que me haga tan feliz.
      Cuánto lo necesitamos. Alabado sea MI SEÑOR. BENDITO SEAS AMOR DIVINO…

      Responder
  2. Mari Tere Noriega Lopez

     /  21 diciembre, 2010

    Leer este libro es una maravilla; es conocer el Amor infinito de Jesús por cada uno de nosotros; es aprender a encontrar a Cristo en todo y y todos.

    Responder
  3. GUILLERMO

     /  9 enero, 2011

    ESTE LIBRO DE GABRIELLA BOSSIS “EL+Y+YO” ME HA IMPRESIONADO. CONOCÍA EL DIARIO ESPIRITUAL DE SOR FAUSTINA, PERO ESTE NO SE QUEDA ATRÁS EN EL AMOR A CRISTO. LA VIDA COMIENZA A CAMBIAR DESDE EL INSTANTE EN QUE PONES POR OBRA LAS PALABRAS DE CRISTO A GABRIELLE BOSSIS. ES INTERESANTE Y BUENÍSIMO.

    Responder
  4. juan ramón castillo

     /  23 marzo, 2011

    Hola me yamo Juan y he leido un poco de Gabriela Bossis y la verdad me ha gustado mucho, a parte de que me ha motivado muchisimo en mi vocación de consagrado. Me gustaria tener también alguna de las obras querealizó en el mundo del teatro.
    Si tu tuvbieras la forma de decirme como puedo conseguirla te lo agradeceria muchisimo.

    Responder
    • GABRIELLE BOSSIS

      Era, en los últimos tiempos de su vida, una señorita provinciana, de edad avanzada (nació en 1874), pero de la que todos los testigos concuerdan en decir que había sabido conservar una extraordinaria juventud de corazón y de movimientos. En principio vivía en Nantes o en algún pueblo próximo a las orillas del Loira, pero su vida fue bastante errante a causa de la razón más inesperada. Educada en un ambiente de buena burguesía, su padre no había tenido más profesión que la de propietario. Era la menor de cuatro hermanos, durante mucho tiempo tímida, oscura, silenciosa, a la que se encontraba con más frecuencia meditando en un rincón que jugando con los demás. Es forzoso suponer que tuviera alguna razón de un orden infinitamente interior para negarse a toda propuesta matrimonial. Poseía grandes dotes para las artes de adorno, como bordado, pintura, música e incluso escultura, como la mayoría de las muchachas bien de principios de siglo en el ambiente tradicionalista de las provincias. La casualidad le hizo descubrirse una fibra nueva: la de autora teatral.

      Escribió para un patronato de Anjou una de esas obras de buen tono a la vez que de moral perfecta. Habiendo el éxito coronado este primer ensayo, escribió muchas más, y todas fueron acogidas por el mismo entusiasmo por un público cada vez más numeroso. Hasta el punto que su fama salió de los límites de su provincia natal y que, abandonando Nantes y sus alrededores, fue a interpretar ella misma sus obras en muchas poblaciones de Francia, y después en muchos países extranjeros como Bélgica, Italia, Marruecos e incluso Canadá y Palestina.

      De esta provinciana, el diablillo del escenario de los patronatos hizo una gran viajera; que a la vez que interpretaba sus sainetes vivía una vida espiritual extraordinariamente intensa. Su existencia fue justamente desdoblada, entregada por un lado al prójimo, sonriente, dedicada a distraer a los demás, y por otro, consagrada a la contemplación, de modo que, una mujer que permaneciendo humanamente semejante a nosotros, en condiciones semejantes a las nuestras, consiga elevarse hasta la cima inaccesible donde Dios se revela a sus elegidos. Fue una verdadera mística.

      Pero si he escogido a Gabrielle Bossis para explicar hoy estos datos biográficos no es sino para mencionar y animaros a leer un libro: “EL Y YO”, de la que ella es la escritora. Escritora y no autora, pues el libro es un informe, casi la taquigrafía de lo que recibió en un coloquio sublime con Cristo, y cuya publicación en vida del primer volumen fue absolutamente anónima, hasta su muerte, en edad avanzada, recientemente.

      Es esta una historia de Amor, el diálogo de un alma con Dios, que para el que lo lee puede oír el eco de sus frases en su propio corazón. Son “palabras interiores”, percibidas por el alma como viviendo de Cristo, y anotadas por ella al instante, inmediatamente. No hay apariciones ni audición externa; todo ocurre más allá del mundo de los sentidos, en una región más profunda. El alma tiene entonces la sensación de que Dios le habla con claridad, y que a veces, incluso le dicta. La persona de la que se trata no tiene en absoluto conciencia de participar en las palabras que le son como impuestas desde fuera, y que escribe sin tachaduras ni correcciones, y sin esfuerzo alguno en cuanto a la elección de los términos a emplear.

      Es una enamorada que nos transmite con arte y sencillez admirable la voz y la llamada de Cristo en un Diario íntimo, que en cuanto ve en torno y pasa por su espíritu deja la huella de su fulgor, el toque de lo divino. Escrito para no ser publicado, es espontáneo, con el único fin al releerlo de darse cada día más confiadamente a la suave y urgente tarea de hallar a Dios en todas las cosas y en todas las sinuosidades del espíritu, lo mismo cuando hay luz en el corazón que cuando las tinieblas cierran obstinadas los caminos interiores, y que en medio de los afanes del mundo, en viajes y peregrinaciones, en el bullicio de la vida de sociedad, y en el comercio y trato con gentes distraídas en complicados menesteres terrenales, supo hallar su isla de reposo y asegurar su vida interior, escuchando atentamente esa voz iluminada, que es distinta de todas las voces, que con ninguna se confunde y que siempre es vida para quien desea y sabe oír con los oídos interiores del alma. También muestra que la voz de Dios, para el alma en vigilia continuada de lo eterno, no pude ser ahogada por las voces y ruidos confusos de este mundo, y que para oír a Dios no es preciso huir de la vida sino estar muy en ella, y no huir ni evitar como un contagio el contacto con los hombres, como si estos, las criaturas, fueran hechuras del diablo. Saber estar en el mundo es tan importante como saber estar en soledad, que es también estar en el mundo. Los caminos de Dios son infinitos. El arte consiste en saber andarlos a través de este mundo, que es cabalmente donde el hombre se ha de santificar mirando al mundo, pero sin perder el diálogo con Dios, la referencia a lo sobrenatural. Es un alegato al Amor, pues en estado de amor las cosas viven en gozosa armonía y contribuye a las ascensiones del alma a Dios. El amor nos capacita para santificarnos y santificar las cosas. Ella hizo de Dios el Preferido, viviendo con Él con exclusividad de amor.

      Sin embargo en determinados momentos dudaba sobre si era cierto u obra de su imaginación o de su orgullo, a lo que la voz interior le contestaba con admirable prudencia: “¿Dudas que sea Yo? Haz como si fuera cierto”, o también: “Pero incluso si estas palabras saliesen de tu naturaleza humana, ¿No he sido Yo quien ha creado esa naturaleza?, ¿No debes referirlo todo a Mi?.

      De Gabrielle Bossis no se ha dicho nunca que tuviera visiones, éxtasis ni manifestaciones extrañas, no ha sido ni vidente ni estigmatizada, nada la distinguía de cualquier otra mujer. Era una señora amable que simpatizaba con la juventud, que bailaba y que representaba sus obras en e teatro, que sabía sonreír a todos y que, sin embargo, al mismo tiempo, las palabras que oía en lo más hondo de sí misma tenían el sonido de la más alta verdad sobrenatural: un auténtico eco de Jesucristo. En esta obra se respira, como decían los cristianos de los primeros tiempos un buen “olor de Cristo”, no hay nada forzado ni excesivo; es una llamada a la disciplina interior, al esfuerzo de cada uno sobre sí mismo. Y según palabras del Dr. Segarra, es una prueba más de que la contemplación mística que se caracteriza por la actuación preferente de los dones del Espíritu Santo, está en el camino ordinario de la santidad, animando a leerlo a las almas jóvenes en edad y espíritu, que encontraran en esos diálogos de Jesús con Gabrielle un modo práctico de hacer realidad en su vida la llamada universal a la santidad que el Concilio Vaticano II proclamó solemnemente hace ahora 25 años. Por último, añadir unas palabras que el mismo Jesús le dijo en 1944: “Aprende de mi Misericordia que a medida que tus escritos aprovechan a las almas, te verás en la misma proporción colmada de alegrías. Y cada lector será favorecido con la Gracia. Todos formaran una sola familia de la que sus miembros son solidarios: la Familia de mis amigos íntimos”.

      TOMADO DE: http://usuarios.lycos.es/jfpcorrea/catolicpag17.html

      Responder
  5. angeles morales

     /  19 mayo, 2011

    En un momento dificil en mi vida alguien me prestó el libro “TU Y YO” de Gabriela Bossis, siento que Dios me habla a través de éste, lleno de infinito amor, he aprendido que Dios está en todo momento conmigo que aunque a veces me siento sola no lo estoy, que ÉL es mi pilar qe me sostiene cuando estoy a punto de caer, que todo pasa en el momento adecuado, ni un segundo más, ni un segundo menos, que todo forma parte del plan de amor que mi Señor tiene para mi, que aún en los momentos más obscuros lo importante es que yo aprenda a ser una pequeña luz, un motivo de alegría para los demás, que teniendo FE en Dios recibirimos muchas bendiciones que no habrá espacio suficiente para contenerlas, que ÉL es absoluta suficiencia, ÉL es todo lo que deseo….He tratado de comprar el libro y hasta ahora no he tenido suerte, lo bueno es que en internet puedo consultarlo gracias a quienes lo suben en archivo PDF, en fin espero todo mundo tenga la oportunidad de leerlo y enamoarse cada vez de nuestro único SEÑOR, especialmente aquellos que más lo necesitan, QUE DIOS LOS BENDIGA!!!

    Responder
  6. jimena florez

     /  25 mayo, 2011

    Hola, quiero decirles que estoy en la lectura de esté libro y me parece lo más bello, es como hablar con JESUS, es conocer su inmenso amor hacia todos nosotros, no hago sino pensar en él. en mi amor hacia él y en su amor hacia mi. quiero a todas las personas igualmente recomedarles estos libros que son de igual forma alimento para el alma. a mi me han servido mucho. “LA PASION” de ana katerine de emerich, “LA INITACION DE CRISTO”, no saben como se aprecia y se entiende el valor de la Pasión de nuestro señor y el significado que ha tomado para mi la comunión. gracias por este espacio, que dios los bendiga y los acompañe en cada momento de su vida.

    Responder
    • teresa

       /  4 junio, 2011

      EL Y YO llego a mis manos a los l6 años , tengo 74 nunca se separo de mi. Ha sido el hilo conductor directo con JESUS. una maravilla del ESPIRITU SANTO

      Responder
  7. Philippe

     /  28 mayo, 2011

    Descubri a Gabriela hace un año en un momento díficil de mi vida; a través de “El y Yo”, Dios la puso en mi camino…

    Responder
  8. Marta Lucía

     /  12 mayo, 2012

    Una amiga me regaló el libro: El y YO, desde ese preciso momento no me desprendo de mi libro, siento a mi Jesús más cerca que nunca, siempre me habla, ante el Santísimo con el Espiritu Santo, me llegan todas las palabras, consejos, enseñanzas y muchas respuestas, siento su AMOR, su ternura y siempre me responde. Gracias!!! mi Jesús por que pusiste en mi vida ese libro en mis manos para escucharte y seguirte cada día de mi vida!!
    Marta L.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.363 seguidores

%d personas les gusta esto: